La virtud blanca

Diarios de guerra XI: Un rayo de esperanza. | En Zapatillas de Andar por  Casa.

MICRORRELATO

Vio a la oscuridad conquistarlo todo. Seductora, mutable y poderosa, era capaz de esconderse en los lugares más recónditos del alma, aguardando su oportunidad. Incluso la luz se convertía en su mejor arma, pues el faro más brillante proyecta la sombra más oscura. Sin embargo, con todo perdido, comprendió que en el centro de su ser residía también su debilidad, y es que con tan sólo una pequeña llama se podía mantener a raya a la oscuridad.

Y la esperanza es más que una llama. La esperanza puede encender el sol.